Returning to Granada in times of Coronavirus

Armed with a mask covering my mouth and nose, a thirty-kilogram suitcase weighing more than a prehistoric rock and a bag full of books, I stared intently at the mobile phone screen indicating the train that would take me from Brighton to London’s Gatwick airport, my body numb and muscles stiff after weeks of stress. I was finally making my way back to Spain to see my family amidst the coronavirus pandemic health crisis due to the coronavirus pandemic. Many of my friends, however, had not been as lucky. Some governments had decided to close off airspaces before they could buy flight tickets back home, whilst others decided to stay willingly. Travelling during this time was an odyssey, with prices skyrocketing with the ‘cheapest’ flights starting at 200 euros, planes were cancelled and companies went bankrupt. The image of thousands of planes on the runways had gone viral on social networks and media in general.

IMG_20200412_221836

 

Some didn’t even try to get back home. They decided to go on with their lives in England, despite the circumstances, and abide by the decisions taken by the British government as the situation progressed. There were rumors that they would be sent home sooner or later. Others mentioned the provision of a salary of 20 hours a week, for a month. This would not be enough to live comfortably given that prices in Brighton are similar to those in London. In such instance, they would have deal with the uncertainty which this situation has brought about, just like everyone else. Despite the measures adopted by the British government in an attempt to inject money into the country’s economy during the crisis, living conditions for the majority of Spaniards living there remain dire. Some of whom are bound to a monthly rental contract, which they must continue to pay, despite returning to Spain.

When I decided to return to Granada, Boris Johnson’s government had not taken any action to stop the pandemic in the country. The number of those infected was still unknown and the virus was moving silently through the crowd. The locals were concerned about the latest news from neighbouring European countries, such as Italy, with more than 6,000 deaths at the time, or Spain, where a state of emergency had been declared and people were confined to their homes. More than 18,000 Spaniards were scattered around the globe searching for ways to return to their home country with many being left stranded for weeks. I spent an entire morning calling the Spanish embassy in London, but there was no answer. I assumed that they would be busy, repatriating people in critical situations; hence I opted to fly on a Norwegian air carrier with the hope that the flight would not be cancelled. In such a latter case, I would have any other choice other than keep looking for flights, less and less frequent, and always fearing airspace closure.

The danger of being trapped in England

During that time, I had continuous phone calls from family and friends, warning me of the dangers of being trapped in England without an income. Buying a flight back to Granada or Malaga seemed to be the most plausible decision. As the health crisis progresses, different governments around the world were gradually closing international airspace but in Brighton, life was turning its back on the world.

In Spain the reality was becoming increasingly harsh and dramatic. There were many tears shed of friends who missed the chance of a last goodbye to their parents and many more uncles or grandparents for fear of spreading the disease. There was clapping and cheering at 8pm from balconies to encourage the paramedics in their relentless fight against the virus. There were tons of social media posts, showing screenshots of friends now communicating only through video calls. There were pictures of people wearing masks and gloves greeting each other from a distance to avoid physical contact.

Yet, at the same time in Brighton, the clouds gave way to pleasant weather and a hopeful spring. Just like snails after the rain, the English took to the streets to enjoy the sunny days, the clear blue sky and the cool sea breeze. On any given Sunday, the seafront was filled with families strolling around, bars were full of people drinking, the parks were full of children playing, the shops were open and public transport was often overcrowded. Every morning I was still going to school with enthusiasm, having arrived in Brighton a couple before in order to do my final teacher training at St Paul’s School. I was to be the new Spanish conversation assistant in a bilingual classroom, in which primary school pupils were learning to greet, sing and become familiar with Spanish culture. The students’ pronunciation, when learning new words such as paella or chorizo, often brought a smile to my face. I am very passionate about this work and now I was being given an opportunity to understand the British education system and develop through these new experiences. It was probably this passion for the job that held me back from buying a flight sooner. Deep down I wanted to stay, despite the uncertainty.

One fine day, things started to change. The sun still shone yet, some students started missing class. At first it was ten children, from a class of thirty, a significant number which should have rung a couple of alarm bells. Classes kept going with the usual lessons, exercises and activities, yet, the atmosphere was becoming more and more tense. Many English families made a personal decision not to send their children to school, as rumors of closure were multiplying. Some teachers discussed whether it was better to preserve the economy and risk human lives or would it have been better to adopt the same measures as other European countries. We were facing the unknown.

How’s it going in Spain?

Every morning, Boris Johnson spoke about this world crisis, sending messages of tranquility and reassurance to the British population. Journalists and contributors to the BBC’s morning shows were throwing hypotheses and theories about a virus that was already causing havoc in other societies not so far away. News about increasing victims in neighbouring countries, including Spain, started to take more and more media coverage. Reality started to take over and this threw the British population into panic. There were long queues outside pharmacies, with people frantically seeking to buy masks, hand sanitisers and thermometers.

 

At school my foreign colleagues had different reactions. German teachers seemed calm, considering the option of returning, but not making decisions as yet. On the other hand, an Italian colleague did not show up at school as he immediately left for home. The crisis took centerstage of all the conversations during recess: “Have you heard the rumors that they are going to close the school? “,” How is it going in Spain?” my classmates asked. “What will the principal do if Boris Johnson doesn’t take action?” others questioned. Tempers began to flare due to the uncertainty of the situation and the silence was more than eloquent. Moods swayed varying from worried looks, messages of tranquility directed at the students and questions from the children such as, “are we going to die?”. Questions, which unlike during usual lessons, us adults had no clear answer to.

IMG_20200403_135648The British government was moving slowly, adopting only preventive measures in order to avoid the pandemic. England was moving in slow motion, under the watchful eye of the world. Boris Johnson was being harassed by critics, but part of the English society remained unmoved, unable to understand why it was necessary for them to stay at home. For many this was simply a faraway “tale” coming from Wuhan, a tale which would not include them as protagonists. As days passed, however, the mockery decreased whilst the worried faces multiplied as the distant reality hit the English society. It was time. Moved by an urge to survive, I decided to return to Granada.

That little bug liked to explore the world

I said goodbye to my flat mate, a girl from Navarra who had come to Brighton to improve her English and was working in a restaurant. We had arrived in England full of excitement and had instantly clicked. Every day we joked about the bloody little bug, yet I also tried to convince her to go home too, as she was working in one of Brighton’s busiest restaurants with people from all over the world visiting, putting her at greater risk. When my time to leave arrive, I finally got on the train to Gatwick airport and I started to shiver. I was feeling sick. “Do I have the virus?” I was mentally and physically exhausted from the hustle and bustle of the last few days, sending boxes of clothes back to Granada, cleaning up the house and fixing paperwork at school. As I took the train, I held on to my mobile phone as my lifeline. It was the only way of communication with my family and even though I was many miles away from home hearing their voice was a relief.

dav

Gatwick airport looked desolate. The second largest airport in the UK was absolutely dead with just a few passers-by wearing masks, waiting for their flight. Most of the shops were closed and the airport’s loudspeaker was the only noise audible in the halls. Planes were parked on the runway without permission to fly, because this little bug seemed to like to travel the world. On my flight we were only 50 passengers in a plane with capacity for 300. Mostly were Andalusians, I figured from the accent. One passenger per row of seats was allowed. No one spoke during the flight; no one seemed to breathe either. The only thing that was breathing was tension. An atypical flight, with hands within our pockets and everyone avoiding touching anything or speaking to anyone. At a distance of more than two meters, there not much chance to talk. No whispering or background conversations were heard. The stewardess welcomed the exhausted passengers on board: “We are happy to be the ones who can take you back home. These are difficult times and we feel the discomfort you have to experience on this unusual flight. We hope that you will soon be with your loved ones”.

 El Prácticum I de Educación Primaria es una asignatura esencial para el futuro maestro, ya que ofrece la oportunidad a los alumnos de Magisterio de un inmersión real en el aula para formarse como profesionales de la Educación. De esta forma, el objetivo de este documento es ofrecer una mirada cercana y un análisis profundo de un contexto particular con unas características especiales como es el aula de 1er curso de Primaria del colegio Federico García Lorca del Zaidín.

Descargar el e-book:

Memoria del Prácticum. Colegio García Lorca, Granada

La realidad aumentada en Educación

La realidad aumentada en Educación es una práctica aún experimental que no se ha llevado a cabo en las aulas por los múltiples desafíos que presenta. Pero no por ello es una idea que queda en el abandono o considerada como imposible. Por ello, son cada vez más las investigaciones que abordan el uso pedagógico este tipo de herramientas, ya que tienen un gran impacto entre los alumnos y en un futuro, no muy lejano, podrían formar parte esencial en el aprendizaje significativo de los estudiantes.

realidad aumentada

La realidad aumentada forma ya parte de algunas dinámicas sociales de la vida cotidiana como comprar o localizar algún objeto. En el ámbito de la Educación, ésta se presenta en museos, cines e incluso, algunos dentistas han abordado la idea de utilizarla con pacientes para reducir los niveles de estrés que éstos padecen cuando tienen que acudir a la consulta.

Hay expertos que han tildado ya a la realidad aumentada como la cuarta Revolución Industrial, una dinámica que se la instalará de forma progresiva en nuestras vidas en el plazo de un par de décadas. Es innegable que todos los sectores sociales y económicos se verán afetados en mayor o menos grado por este cambio. Pero, lo importante ya no es cuándo, sino cómo van a redefinirse estos sectores para adaptarse a la transformación digital.

realidad eumentada 3

Según el artículo Realidad aumentada, la EdTech que está revolucionando  las aulas de isostopy , uno de los ámbitos que más ha asumido la necesidad de reinventarse ha sido el educativo. “Las pizarras digitales, los elementos multimedia y los software creativos hace ya tiempo que conviven en la aulas con los libros, mapas y cuadernos”. Al igual que la industria librera está sufriendo los cambios tras la irrupción del e-book, las aulas están presenciando este proceso de transformación en el que lo digital va relegando a un segundo plano a la educación tradicional basada en libros y hoja de papel. Ahora, irrumpe con fuerza, la fotografía, la imagen en movimiento, el cine, los cuentos interactivos, la robótica que están comenzando a tener su pequeño hueco en las aulas.

realidad aumentada 2

Según este artículo, la realidad aumentada puede tener varios objetivos, pero el más significativo es ayudar a los estudiantes a adquirir, procesar y recordar fácilmente  la información aprendida en el aula con un aprendizaje más atractivo y divertido, nuevas tendencias metodológicas.

“La realidad aumentada tiene el potencial de reemplazar los libros de texto en papel, los modelos físicos, los carteles, ofreciendo materiales de aprendizaje portátiles y menos costosos”. El artículo defiende que el proceso de instalar la realidad aumentada en las aulas no es un proceso costoso, ya que si tenemos en cuenta que el 73% de los adolescentes españoles posee un teléfono móvil inteligente, éstos podrán hacer uso de esta herramienta personal para trabajar con el software. Así, añade, se genera un proceso de aprendizaje rápido y efectivo gracias a la visualización y la inmersión total en la materia

Un nuevo compañero en las aulas, ¡el robot!

“La inclusión de talleres prácticos de robótica en las escuelas y colegios es una tendencia educativa que ha ido ganando adeptos en los últimos años”. Así, lo señala el artículo Educación y Robótica de blogthinkbog.com que ahonda en las posibilidades que ofrecen estos nuevos recursos en el panorama educativo. Pero, en primer lugar ¿qué es la robótica educativa? Podríamos pensar que los niños van a sustituir los juguetes de antaño por nuevos amigos como los robots, aunque la realidad va mucho más allá.

La Robótica educativa es un sistema de enseñanza interdisciplinar que potencia el desarrollo de habilidades y competencias de los alumnos. ¿Cómo? Con actividades encaminadas a potenciar el trabajo en equipo, el liderazgo, el aprendizaje a partir de errores, el emprendimiento. ¿Y donde quedan los robots en todo esto? La robótica va mucho más allá de crear robots y programarlos, es un trabajo en el que intervienen los kits de robótica y material interactivo susceptible de ser programado por los propios alumnos, pero que trabajan competencias del currículo de primaria como el trabajo en equipo o la resolución de problemas.

robotica educativa 2

¿Aprender robótica podría ser una asignatura más? En países como Estonia, Reino Unido, Finlandia y Alemania la robótica ya forma parte del currículo educativo. Hasta 2015 en España sólo se había impartido a través de iniciativas privadas o en planes de Comunidades Autónomas, como es el caso de Navarra. La Comunidad de Madrid ha sido precursora en implantar durante el curso anterior la asignatura de “Tecnología y Programación Robótica en 1º y 3º de ESO y se ha extendido a toda la Educación Secundaria Obligatoria, afirma el artículo ¿Qué es la robótica educativa y por qué nos gusta tanto?.

Entre los objetivos de esta nueva asignatura están adquirir habilidades y destrezas para programar una página web, crear app para móviles, diseñar juegos de ordenador, introducirse en robótica y manejar la impresión 3D, además de fomentar la autonomía de aprendizaje, el trabajo en equipo y la exposición pública de proyectos.

ROBÓTICA_EDUCATIVA

Así, la robótica, más allá de lo que pudiera parecer en un primer momento, no debe verse como un mero entretenimiento, sino como un complemento educacional. Una nueva filosofía que integra las nuevas herramientas de la sociedad digital en el modelo educativo. Estas tecnologías siguen un aprendizaje basado en proyectos y de hecho, ya existen aplicaciones que dotan a los docentes de herramientas para abordar estos contenidos en clase. Para introducir la robótica en educación infantil recomendamos Bee-Bot, un robot que puedes comprar en Habilitas Educación. Es más, puedes descargar el catálogo completo de actividades, para que veas todos los usos que se le podrían dar en el aula.La realidad aumentada en Educación.

Para introducir la robótica en educación infantil recomendamos LEGO WeDo 2.0, de LEGO Education, un robot donde además de introducir en programación de motores y sensores, al tener construcciones ilimitadas, fomentamos la imaginación y creatividad, empiezan a trabajar en equipo y junto con Galilei Project, es posible introducir la robótica a nivel curricular con un proyecto donde los niños tendrán que viajar a Marte para aprender conceptos de matemáticas, ciencias naturales, sociales y lengua, así lo indican páginas como Usos de la robótica en las aulas escrito por F. Moreno.

Cuando el móvil entra en el aula ¿herramienta educativa o distracción?

Cada vez es más común observar imágenes de chicos jóvenes e incluso niños que en lugar de pasar su tiempo libre jugando al balón en la calle o corriendo al pilla-pilla, se encuentran absortos mirando una pantalla de móvil o un tablet. Los padres, en múltiples ocasiones, ante la sed de consumismo digital, premian a los niños con estos dispositivos para que puedan jugar o ver contenidos interactivos que les entretengan un rato.

Calmar sus ánimos es complicado, ya que se sienten realmente atraídos por estas pantallas multimedia. La propia dinámica del mercado capitalista incita a consumir de forma feroz tecnologías de última generación para estar al día. Por otra parte y si analizamos el contexto con una mirada un poco más profunda, los ciudadanos de a pie tenemos pocas opciones: o nos sumamos a las dinámicas del mercado o nos desmarcamos de ellas aceptando las consecuencias de vivir un tanto aislados del mundo. La fiebre de las nuevas tecnologías lo inunda todo y nuestros jóvenes y niños también viven sumidos en esta realidad. ¿Afectan estas dinámicas a la escuela? ¿Debemos integrar los móviles en el aula o mantenerlos alejados de ellas?

Tanta polémica ha generado esta dinámica que el Gobierno estudia prohibir el uso de teléfonos móviles en los centros escolares a los menores hasta 15 años siguiendo la estela de Francia, cuya medida entrará en vigor el próximo curso escolar. Así lo indica el artículo Cuando el móvil entra en el aula: ¿complemento educativo o riesgo de adicción? escrito por  Paloma de Salas que, además añade que mientras el sector educativo celebra la noticia y piden regular su uso, los padres están divididos ante la imposibilidad de poder contactar con sus hijos.

Los expertos han estudiado el nuevo panorama y alertan de que debido al elevado uso digital, los riesgos que conllevan consumir estas tecnologías están a la orden del día. De esta forma, entre los menores españoles, se están fomentando los casos de acoso escolar, las depresiones o las adicciones tecnológicas que desembocan en fracaso educativo. Pero, ¿son los móviles los responsables de estas dinámicas o la propia falta de valores entre la juventud?

Desde mi punto de vista, es cierto que los móviles con sus diversas aplicaciones como Whatsapp  o redes sociales como Instagram, Twitter o Facebook facilitan la comunicación en comunidad, pero en sí mismas, las tecnologías pueden tener usos totalmente positivos si se controlan los tiempos de consumo y se conciencia, en este sentido, tanto a adultos como a jóvenes, de los peligros que corremos de engancharnos de forma desmedida al consumo de la red.

movil en las aulas

En España, el 91,4% de las aulas dispone de conexión a Internet, según los últimos datos del INE (2017) y los centros ven muchos beneficios educativos con las nuevas tecnologías: hacen más atractiva la información, permite a los estudiantes interactuar con datos y, a la larga, sirve para afianzar conceptos.

Pero son los datos del uso en menores los que hacen saltar las alarmas entre expertos: el 69,1% de los menores entre 10 y 15 años dispone de un teléfono móvil y el porcentaje crece hasta el 94% en el caso de los adolescentes de 15 años. Según dos estudios del Proyecto Hombre elaborados entre 2016 y 2017, el 80% de niños conoce casos de ciberacoso en su entorno y el 75% no es consciente de los riesgos asociados al uso de Internet, así lo afirma el artículo. Sin embargo, ¿se podrían fomentar desde la escuela nuevos usos tecnológicos y generar una nueva conciencia colectiva ante una dinámica social de la que no podemos escapar? No es cuestión de meter la cabeza bajo tierra como las avestruces, sino de propiciar usos correctos de estos dispositivos.

Existen usos beneficiosos del teléfono móvil en el aula, ya que éstos pueden ser utilizados para apoyar el aprendizaje. Actividades de geolocalización o realidad aumentada enriquecen actividades que trabajan competencias esenciales del currículo de Primaria. Por otra parte, con los móviles se puede aprovechar el potencial comunicativo de las redes sociales con un fin pedagógico, interactuar con alumnos de otro lado del planeta o grabar  y editar videos para asignaturas como Plástica, pero es necesario instruir para que los alumnos hagan un uso responsable del mismo.

tecnoadictos

La Educación se enfrenta a grandes retos en este siglo y se debe de plantear debates  e incitar a la reflexión para hacer frente a los mismos. El cambio climático y el uso de carburantes fósiles, la inmigración, el racismo y los problemas que éste genera, la globalización, el hambre en el mundo, la contaminación o el uso excesivo de las tecnologías son realidades con las que nuestros alumnos tendrán que convivir en el presente y en el futuro para crear un mundo mejor. Por ello, la escuela se convierte en una fuente de conocimiento fundamental para la sociedad del mañana.

¿Es Whatsapp un medio de comunicación eficaz?

Whatsapp ha modificado nuestros hábitos de comunicación, ha revolucionado el lenguaje y ha transformado las formas que tenemos de relacionarnos en sociedad. Una aplicación que se caracteriza por la rapidez y la inmediatez a la hora de enviar mensajes de manera instantánea. Además, el lenguaje que utilizamos en WhatsApp tiende a la economía de palabras, a escribir lo mínimo posible dentro de unos parámetros de comunicación eficaces. Así, Q, mñn, grc, ok, bn, vs, dde, xq, tas, toy son algunas de las abreviaturas más usadas en los mensajes de Whatsapp, lo que provoca un uso de la ortografía incorrecta que fomenta los fallos gramaticales de la escritura en castellano.

imagen wasapLa semióloga Olga Corna sostiene que estamos “ante una revolución tan grande como la que provocó, en 1440, la imprenta de Gutenberg. Y sin dudas las transformaciones generan temores. ¿Está cambiando el lenguaje para siempre? ¿Se perdió la ortografía tal como la conocimos? ¿Morirán los libros?”, así lo expresa en el artículo titulado El WhatsApp revoluciona el lenguaje y  modifica las formas de comunicación de la web la capital.com.ar 

La aparición de los dispositivos móviles cargados de aplicaciones y la posibilidad de conexión a internet han provocado que la comunicación sea cada vez más veloz y mucho más efímera que una charla personal. Se han reemplazado las llamadas por teléfono, los mensajes de móvil y las quedadas concretadas en palabras por mensajes de Whatsapp. Por eso se utilizan —como nunca antes en el lenguaje escrito— los íconos que reemplazan palabras. “Se usan otros recursos como el apocopar las palabras, sintetizarlas, pero no como siglas. Se podría hablar de un nuevo código cargado de una fuerte iconografía”, destacó la semióloga.

wassap

Además, antes de la llegada de estas aplicaciones,  la comunicación iba acompañada de gestos, de tonos, de movimientos como el guiño de un ojo, encogerse de hombros o una sonrisa. El lenguaje no verbal forma parte esencial en el proceso comunicativo y representa,  al menos un 80% de lo que queremos trasmitir. Con un medio como Whatsapp, perdemos gran parte de la información que se quiere expresar y en variadas ocasiones, el receptor no sabe cómo interpretar el mensaje textual por falta de datos.

Por ello, desde mi punto de vista, Whatsapp es un medio de comunicación en sí mismo que presenta carencias para llegar a una comunicación eficiente y completa. Whatsapp se adapta a la perfección a una sociedad que se encamina a expresarse con brevedad, con mensajes cortos, y concisos. Sin embargo, con este tipo de dinámicas, el lenguaje castellano rico en verbos y en vocabulario se distorsiona, se desfigura y se empobrece, ya que aplicaciones como Twitter o el propio Whatsapp incitan al usuario a manifestar sus opiniones y comentarios de forma escueta, prescindiendo de frases subordinadas, ausencia de conectores o signos de interrogación.

¿Qué es una wiki?

Lo cierto es que tras indagar en los apuntes del tema 5 que se titula Actuaciones para la innovación y formación en red basadas en Internet, he encontrado una palabra que tiene un uso bastante extensivo en el vocabulario cotidiano, pero a pesar de usarla en múltiples contextos, a veces, desconocemos su significado. Hacemos alusión a términos como Wikipedia, Wikileaks, Wikimedia, Wikipatterns o Wikispaces en nuestra vida diaria. Algunas de ellas son términos absolutamente extraños para nosotros, pero otras como Wikipedia o Wikileaks forman parte del uso corriente y común de los ciudadanos de a pie. Pero, ¿qué es una wiki?

La palabra wiki proviene del término rápido en hawaiano. Un vocablo que fue acuñado en el año 1995 por el experto en programación extrema Ward Cunnighan. Wiki es un concepto que se utiliza en el ámbito de Internet para referirse a páginas web cuyos contenidos pueden ser editados por múltiples usuarios a través de cualquier navegador. Dichas páginas, por lo tanto, se desarrollan a partir de la colaboración de internautas, quienes pueden agregar, añadir o modificar información, tal y como lo expone la página web definición.de.  La noción se popularizó con el auge de Wikipedia, una enciclopedia libre y abierta que se ha constituido como uno de los sitios más visitados de la Web.

wiki

Así, tras haber leído la definición llego a la conclusión de que el término wiki y el formato al que hace referencia es muy útil para fomentar el trabajo colaborativo y en equipo, además de la difusión de conocimientos. “Una de las grandes ventajas de wiki es la facilidad para crear páginas de forma instantánea, sin necesidad de preocuparse por el diseño y otras cuestiones relacionadas con la estética y la organización de la información. Muchos wikis crean hipervínculos y páginas de manera automática cuando el usuario escribe una palabra o frase de cierta forma (en mayúsculas y sin espacio, entre dos corchetes, etc.)”, advierte el artículo.

Así entiendo que las wikis son muy útiles, ya que dan a sus usuarios la posibilidad de crear contenido y optimizar páginas de manera instantánea, “brindándoles mucha flexibilidad y libertad”. Por lo que, supongo, la wiki se ha convertido en un formato muy popular que beneficia  a todos los miembros de la comunidad. Por otra parte, supongo que el hecho de que cualquier usuario pueda añadir contenido que se encuentre disponible en forma gratuita y libre en la Red, brindándoles la posibilidad de crear y modificar la información a su gusto, la veracidad de los artículos se ve afectada. No sería la primera vez que si algún ciudadano hace referencia a una página como Wikipedia como fuente de información, ésta se cuestione y se ponga en duda. Sin embargo, “a pesar de los constantes actos de vandalismo a sitios como Wikipedia, existen diversas técnicas de control, tarea en la cual también se puede involucrar la comunidad”, cita el artículo de definición.de.

como se hace wiki

En otras ocasiones, esta desventaja puede hacer referencia a los derechos de autor, ya que en ocasiones, se  utilizan frases textuales que se utilizan sin permiso del escritor, por lo que se estaría infringiendo esta ley, tal y como advierten Julián Pérez Porto y Ana Gardey en su artículo Definición de Wiki, (https://definicion.de/wiki/) de año 2010.

Editar una Wiki es un proceso muy fácil. El usuario no necesita conocer ninguna clase de sintaxis especial. Simplemente pulsa sobre “editar” en la página que quiere modificar y escribe. “Ten en cuenta que al añadir contenido al wiki este quedará publicado bajo la licencia Atribución 2.0 de Creative Commons, que permite a cualquiera copiar, distribuir y comunicar públicamente la obra; hacer obras derivadas y hacer un uso comercial del contenido siempre y cuando se reconozca y cite el autor original tal y como cita la web mestrosdelaweb.com