El cine como recurso educativo

El cine como cualquier medio de comunicación de masas constituye una herramienta de socialización más dentro del sistema de valores en el que vivimos. Por una parte, el cine, la radio, el teatro, la prensa o la televisión hablan de nosotros mismos como colectivo que ha crecido y se ha nutrido de una serie de principios, de sistemas de creencias, de formar de actuar y de ser, de roles que cumplir en la comunidad. Éstos establecen un modelo de referencia para nosotros como colectivo que son reflejo de lo que somos y al mismo tiempo, inculcan, educan, entretienen y transmiten una una serie de ideas y valores.

Por ello, el cine constituye un recurso pedagógico de máximo calado, ya que lo niños hacen suyos los comportamientos, formas de expresarse, reflexionan sobre el contexto histórico en el que tiene lugar la película y comienzan a generar un pensamiento crítico, teniendo como base el mundo audiovisual. Además, el cine fomenta un uso más rico del vocabulario, potencia su sensibilidad y su creatividad y educa sus sentidos a nivel de imagen y sonido.

cine

El cine instruye y permite al alumno viajar del pasado al futuro para conocer nuevas vidas, nuevos personajes, formas de actuar, las razones que mueven a esos personajes a comportarte de tal manera, fomenta la empatía, promueve el debate. Al mismo tiempo, se trabaja la competencia artística, ya que los estudiantes educan la vista y aprender a observar y ver cómo se compone la escena a nivel de fotografía, a contar historias a través de la narrativa de la imagen y estructurar éstas  en sus mentes con imágenes.

viaje a a luna

Pero, no siempre el cine se proyectó en pantalla gran, ni tuvo sonido, ni fue a todo color. Éste, tuvo una evolución  y un desarrollo que también puede servir como herramienta didáctica para impulsar a los alumnos a indagar sobre sus inicios. Películas históricas como Viaje a la Luna de Melie que se estrenó en 1902 o directores tan afamados como Ernst Lubitsch, Alfred Hichcock, Fritz Lang o Charles Chaplin que mantuvieron en constante evolución la técnica hasta que en 1927 se estrena la primera película con sonido “El cantante de Jazz”. No siempre hubo sonido ni los personajes mantuvieron un diálogo en todas la secuencias. Por ello, también puede resultar significativo que los más pequeños aprendan a ver cine mudo para enseñarles a contar historias en imágenes, sin necesidad de palabra. Así, el cine de Charles Chaplin se convierte en una herramienta de primera mano. Películas como Tiempos Modernos, El Gran dictador o el Chico son clásicos que además de arrancar más de una carcajada por la comicidad de la trama,  educan la percepción, la sensibilidad, la vista y el oído para sumergirlo en el mundo de la imagen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>